Jazzin' Magazine

Jazzin' Magazine
Jazzin' Magazine

domingo, 15 de abril de 2018

Sutileza, Pasión y Drama en el Piano de Rafał Blechacz

Sutileza, Pasión y Drama en el Piano de Rafał Blechacz

Rafal Blechacz
13 de abril. Sala Sinfónica Pablo Casals
Fotos por Rosalía Ortíz Luquis

Tanto a los músicos de Jazz como a los de Música Clásica se les exige un alto nivel de virtuosismo. En el Jazz sin embargo el énfasis es en la creatividad e individualidad del músico expresada a través del desarrollo melódico de sus improvisaciones.

En la música clásica, salvo en contadas excepciones, las variaciones y/o desarrollo melódico son parte de la composición, por lo que la improvisación es limitada. El músico clásico debe apegarse lo más posible a la intención original del compositor de la pieza que se está interpretando. El virtuosismo y calidad interpretativa del músico clásico dependerá, entre otros elementos, de su capacidad técnica y emociones logradas a través de su interpretación.



El viernes 13 de abril, en la sala Pablo Casals, Pro Arte Musical nos presentó al pianista Rafal Blechacz quien demostró su calidad interpretativa en un programa que incluyó temas de Mozart, Beethoven, Schumann y Chopin. Todas las composiciones presentadas provienen de los años 1787 hasta el 1842, período de transición entre la era clásica y romántica de la música europea.



Blechacz comienza su concierto con la delicada sonoridad del Rondo en A Menor k 511 de Mozart.

Gran parte de la presentación de Blechacz consistió de tres Sonatas; Sonata en A Menor, K. 310 de Mozart, Sonata en A Mayor, Op. 101 de Beethoven y Sonata en G Menor, Op. 22, No. 2 de Schumann.



Para las personas que no están familiarizadas con las formas clásicas, definiremos brevemente el término Sonata. Sonata es un término que se utiliza mayormente en composiciones para un solo instrumento y que consiste de tres o cuatro movimientos (aunque se pueden encontrar Sonatas de dos o un solo movimiento). Los movimientos pueden verse como composiciones o secciones dentro de la composición total llamada Sonata.

También se le denomina sonata a una estructura musical específica que se encuentra usualmente en el primer movimiento y en ocasiones en el último movimiento de toda composición llamada Sonata. Ejemplo de esto en la Sonata en A Mayor Op. 101 de Beethoven, es el primer movimiento Allegro Ma Non Troppo (Ma Non Troppo significa moderado) y el último movimiento Allegro.



Mayormente los primeros movimientos en las Sonatas son en tempo Allegro (o rápido). Una de las diferencias entre los diferentes movimientos en una Sonata es el tempo, con variaciones más lentas o moderadas en el segundo y tercer movimiento. Estos movimientos no necesariamente están relacionados temáticamente con el primer movimiento y pueden verse como una composición separada con su propio tema y variaciones o desarrollos del tema.

Rafal Blechacz seleccionó para su concierto Sonatas de compositores estilísticamente muy diferentes, demostrando así su virtuosismo y dominio del lenguaje clásico. Blechacz presenta una impecable interpretacion de la majestuosa Sonata en A Menor k310 de Mozart, pieza que requiere una gran fluidez melódica.

La intensidad del tercer movimiento Presto en la Sonata de Mozart es la perfecta transición para pasar a la fuerza y pasión que caracteriza las composiciones de Beethoven, como es el caso de la Sonata en A Mayor, op 101. La pieza comienza con un Allegro moderado y aumenta en intensidad y variaciones en los siguientes movimientos, Vivace alla Marcia, Adagio Ma Non Troppo hasta culminar en una interpretación de total entrega de parte de Blechacz en el cuarto movimiento Allegro. Contrario a la Sonata de Mozart que parece ser una composición más obvia para el piano, la Sonata de Beethoven posee una sonoridad mas llena y orquestal.

La Sonata de Schumann requiere otro nivel de habilidad técnica, con pasajes más rápidos y un alto nivel de dramatismo que Blechacz domina a la perfección. El primer movimiento So Rasch Wie Moglich significa "tan rápido como sea posible", sugerencia que Blechacz aplica con maestría a su interpretación. El segundo movimiento Andantino disminuye a tempo moderado que se intensifica nuevamente en los últimos movimientos Scherzo y Rondo Presto.

La transición a las Cuatro Mazurkas op 24 de Chopin, le provee a Blechacz y al público un momento más relajado en preparación al gran cierre; la Polonaise no. 6 en A Flat Major, op 53 de Chopin. La Polonaise es una de las composiciones más admiradas de Chopin y una de las favoritas del repertorio clásico para pianistas por su intensidad y complejidad. Con la magistral interpretación y dominio del teclado en el variado repertorio presentado, y en especial en esta pieza que requiere una gran habilidad técnica y virtuosidad, quedó demostrado porque a Rafal Blechacz se le conoce como el poeta del piano.

No hay comentarios: